miércoles, 25 de junio de 2008

¡FELIZ CUMPLE, MARIO!

¡Felicidades MARIO!

Hoy es un gran día para nuestra familia.
Nuestro pequeñín, nuestro Mario, cumple 3 años.
¡Que mayor se nos está haciendo!
Parece que fue ayer cuando, sin aviso previo, llamó a la barriguita de mamá pidiendo salir ya.
No lo esperábamos todavía. Aún faltaba un mes para que mamá saliera de cuentas, pero como Mario es así, decidió que no quería pasar ni un segundo más allí dentro, que ya tenía ganas de jugar con papá, con mamá y conmigo.
Recuerdo que ese día teníamos la casa patas arriba porque acabábamos de hacer obras.
Mi padre estaba muy contento porque su Cádiz había ascendido a Primera División en Jerez. Una semana antes habíamos ido todos, mamá incluída con barriga y todo, a celebrar el ascenso todos con las camisetas del Cádiz. ¡Claro! Con tanta juerga, es lógico que Mario quisiera salir ya.
Ese sábado (porque Mario nació en sábado) desde que mamá se despertó se notó “rara”; papá, que es un poquito tonto, pensó que estaba algo indispuesta porque la noche anterior habíamos comido mucha pizza en casa de Jesuli y tata Mariángeles.
Siguió “rara” toda la mañana. A principios de la tarde, vino Jesuli a ver como estaba el panorama, y nos dijo “tranquilamente” -yo de ti me iba para el hospital porque esto parece un parto-. Dicho y hecho, cuando papá y mamá llegaron al hospital, mamá ya había roto aguas.
A las ocho y media de la tarde, Mario ya estaba en el mundo mundial.
Yo no lo ví hasta las 11 y media o 12 de la noche. Yo no sabía que Mario era especial. Yo no me dí cuenta de que a mis abuelos, a mis tíos, a todos se les cayeron unas cuantas lágrimas. Yo sólo vi a mi precioso hermano pequeño. Aquel que tanto deseábamos todos ya estaba allí con nosotros. Desde el principio mis papás me dijeron que Mario era síndrome de down. “¿qué es eso?” pregunté yo. “Pues que Mario irá aprendiendo un poquito más lento las cosas”, me dijeron. Todavía no sé muy bien lo que es ser síndrome de down. Antes le preguntaba a mis padres que si yo también era síndrome de down o si ser síndrome de down era que tenía 0 años. Pero no me importa, supongo que lo entenderé más adelante. Me he dado cuenta de que Mario tardó mucho tiempo en aguantar la cabeza, en andar, en gatear y que Mario no habla todavía. Y me doy cuenta de que mi prima Paloma que tiene 8 meses menos que Mario, aprendió a andar, a gatear y a hablar antes que Mario.
Pero, no sé, Mario es Mario. Entre todos le ayudamos a levantar la cabeza y Mario la levantó y la aguantó. Entre todos le enseñamos a andar y Mario anduvo. Y entre todos le estamos enseñando a hablar y Mario, no sé si mañana o pasado mañana, hablará.
Y ese todos son papá, mamá, Antón, Josemi, Macarena, Cari, Montse (todos ellos de su centro de estimulación), Laura, María José y Paula (de su guarde), Jesuli y Mariángeles (que le cuidan de sus mocos) , Nené y Paloma que juegan mucho con él, y nuestros abuelos que lo quieren mucho, y sus padrinos y nuestros tíos...
No sé que más puedo decir de mi hermano Mario que no haya dicho a lo largo de todo este tiempo escribiendo en el blogg.
He escuchado decir a mi papá que Mario nos descubre otra forma de vivir la vida, de disfrutar más de la vida por encima de lujos y de dinero. Es la vida del esfuerzo, del trabajo, de la paciencia y de la solidaridad. Así que, ¿quien ha enseñado a quien más cosas?
Síndrome de down, que palabras más raras.
Como ya he escrito antes, Mario es Mario.
Y algo tendrá de especial cuando tiene tantos amigos, no sólos sus compis de clase, sino también mis amigos del cole (Victor, Jose, Juanma...) y todos sus amigos internautas.
Mario es nuestro "sinvergüenza" que hoy nos cumple 3 años.En casa siempre le estamos dándole besitos porque a Mario le encanta que nos demos "abrazos de cuatro".
Bueno, no tengo mucho más que decir.
Os cuelgo el video que papá le ha hecho por sus 3 años.
video

MARIO FELICIDADES. TE QUEREMOS MUCHO.

Pd. Para los que podais ver el canal de televisión Playhouse Disney ¡Hoy sale Mario!

martes, 17 de junio de 2008

VAMOS AVANZANDO

Hola a todos.
Os voy a ir poniendo al día de los últimos avances de Mario.
Respecto al control de esfinteres, que no es ni más ni menos que pedir pipi y caca y no hacérselo encima, hemos avanzado mucho este fin de semana. Ya Mario sabe perfectamente que es hacer pipi o caca, y cuando tiene ganasse lo avisa a papá o a mamá. Es muy gracioso porque pega un gritito y sale corriendo para el cuarto de baño. Claro que, por ahora, no está ocurriendo igual en la guardería, en donde hasta el viernes pasado se lo hacía encima. Ayer, lunes, no fue a la guarde porque pasó muy mala noche con los dichosos mocos. Hoy sí ha ido, vamos a ver que tal se porta.
Respecto a comer sólidos. En casa va progresando y, en cambio, en la guarde no. En casa, por ejemplo, el otro día hizo su primera cena sólida, sin nada de papillas, se comió cinco croquetitas de jamón y un yogurt. Ahí siguen mis padres, insistiéndole una y otra vez para que acepte los sólidos, pero Mario es muy cabezota.
En general, estamos muy contentos de como se está comportando Mario, aunque es un poco travieso y cuando se enfada conmigo me tira de los pelos, pero no nos podemos quejar de nuestro Marioneti.

Besos a todos

miércoles, 4 de junio de 2008

DÍAS DE CAMBIOS

Hola a todos.
He titulado esta entrada así porque desde el domingo se está produciendo dos cambios en la vida de Mario.
El primero de todos es que, desde el domingo, desaparecieron los pañales. Papá y mamá sólo le ponen pañales a Mario para dormir, ya sea en la siesta o por la noche. Se llevan todo el día preguntándole a Mario si quiere hacer pipi o caca, y Mario siempre les dice que no. Sólo habrá pedido pipi unas tres veces en casi cuatro días, el resto de las veces se hace pipi encima, y lo que es más serio, siempre se hace pipi encima del sofá. Mis papás le riñen cuando se lo hace encima del sofá (que tiene puesto una sábana impermeable). Una cosa es que Mario no controle y otra que, se suba en el sofá y se lo haga. Caca también se la ha hecho encima, pero ha sido cuando estaba comiendo (y Mario no perdona su comida, pasada claro). Lo curioso es que Mario sabe donde se hace pipi, sabe ir al cuarto de baño, encender la luz y ponerse al lado del water. En principio, Josemi (su psicólogo) les ha dicho a mis papás que hay que aguantar así dos semanas y ver entonces los resultados. Así que mis padres se han armado de paciencia.
Es cierto que estamos notando que Mario sabe aguantar el pipi, de hecho, ayer por la tarde no hizo pipi en ningún momento (2 horas y media) y cuando llegó papá, lo llevó al cuarto de baño, lo sentó y Mario hizo pipi. Os seguiré informando de sus avances.

El segundo cambio importante para Mario es que desde el lunes se está quedando a comer en la guardería. Como Mario no quiere comer sólidos, mis papás han pensado que es bueno que vea a otros pequeños comer a ver si así se va animando. En principio su menu consta de un plato triturado (que se lo come entero), un segundo plato de comida sólida (hoy, por ejemplo, tenía jamón cocido) y el postre (un yogurt). Ni que decir tiene que el sólido no se lo quiere comer. Las cuidadoras le han dicho a mamá que se mete dos o tres trocitos en la boca y ahí los deja, los masca un poquito y ya está. Eso también se lo hace a mis papás por la noche, cuando le dan algún sólido a comer. Nosotros vemos que masticar si sabe, pero no quiere tragárselo. Eso sí, toda la bola que va formando en la boca, en cuanto le metes la cuchara con comida pasada, se la traga sin chistar. ¡No sabe “na” Mario!. Pero que tenga clarito el Marioneti, que mis papás van a tener más paciencia que el santo Job (esto es una cosa que dice mi papá) así van ir insistiendo con los sólidos.

Otro cambio que tenemos en casa, aunque este no afecta sólo a Mario, es que tenemos un coche nuevo. Es muy guay. A mi me encanta, es de color cereza aunque a mi me hubiera gustado que fuera verde. Tiene siete plazas porque estaba pensado desde que mamá se quedó embarazada. Aunque ahora no lo está, mis papás y nosotros queremos seguir teniendo algún hermanito más.

También quería comentaros que estamos notando como Mario está haciendo cada vez más sonidos para expresarse. Por ejemplo, cuando termina de comer, mira para donde está el yogur y le dice a mamá “guuuu guuuu”. Y las vocales las dice perfectamente, eso se lo ha enseñado mi padre, se va cogiendo cada dedito y las va repitiendo a la vez que mi papá.

Antes de despedirme, Mario y yo le queremos mandar un besito muy, muy , muy, muy grande a la prima Paloma y a Jesús porque están malitos. Paloma está desde el sábado pasado con fiebre y Jesús desde ayer. Hoy han estado en el pediatra, y les ha confirmado el diagnóstico que mis tíos (sus papás) ya se imaginaban, tienen la “enfermedad del beso” (que enfermedad más rara). Y como esa enfermedad es contagiosa no podemos ir a visitarlos. Así que desde aquí le mandamos muchos besitos a los primos.

Ah, y tampoco se me puede pasar por alto que, desde hoy, Mario es alumno del Liceo Sagrado Corazón (para mis papás un sueño hecho realidad).
Besos a todos.