lunes, 4 de junio de 2007

MARIO YA ANDA SOLO

¡Por fin!
Mario ya anda solo.
El pasado viernes, 1 de Junio de 2.007, pasará a nuestra historia por ser el día en el que Mario se decidió a caminar solito.
Fue en Bahía Sur (que para quien no lo conozca es un centro comercial), mamá lo había bajado del cochecito y lo llevaba de la manita, de pronto, Mario se soltó de la mano y comenzó a andar él solito por todo el centro comercial. No salíamos de nuestro asombro. La gente se apartaba y sonreía al ver como andaba él solito, con los brazos abiertos y riéndose todo el tiempo. Mamá y papá se turnaron en ir a su lado por si se caía, pero que va, él sólo quería andar hacia adelante.
Ya en casa, durant todo el fin de semana se ha seguido arrastrando un poquito, pero él solo se agarra a los muebles, se pone de pie, y sale caminando. ¡Que bien! Además ya sólo le falta un poquitín para ponerse de pie él solo sin ayuda de ningún tipo (ni agarrándose a los muebles).
Sin embargo, toda esta buena noticia, ha venido acompañada de otra no tan buena porque el sábado por la tarde comenzó a darle fiebre. Ayer, domingo, también estuvo con fiebre y hoy nos ha indicado una pediatra de urgencias que todo es de la garganta que la tiene muy inflamada y con muchos mocos, y le ha recetado antibiótico para intentar prevenirle las placas. ¡que le vamos a hacer!
Él, cuando le hace efecto la medicina contra la fiebre, está estupendamente.
Ah, se me olvidaba, gracias a Carmen (la señora que nos cuida cuando nuestros papas trabajan) le ha enseñado a Mario a decir "si" con la cabeza. Antes Mario sólo decía "no" con el dedito y todo era que "no", ahora tú le preguntas si quieres que le cante una canción o si quiere jugar o si quiere ir a la "guarde" y él mueve la cabeza de arriba a abajo, nosotros nos hartamos de reir.
Por cierto, el domingo por la mañana, a eso de las siete, me desperté, y como hago siempre que me despierto de madrugada, me fui a la cama grande, como ya era un poco de día, no tuve que llamar a papá para que enciendera la luz, así que cogí mi botellita de agua, me fui para el cuarto de mis padres, y que sorpresa, ¡Mario estaba durmiendo en mi sitio, enmedio de papá y mamá! Por lo visto, había pasado mala noche y se lo habían acostado con ellos. A mi me dió igual, me hice un hueco entre mamá y Mario, y a dormir. ¡Durmimos los cuatro en la cama grande! Cuando nos despertamos Mario y yo nos pusimos a jugar en la cama y despertamos a papá y a mamá, ¡que bien nos lo pasamos!
Bueno, os dejo, un beso a todos.

2 comentarios:

mili -violeta dijo...

OE,OE,OE,OE......¡¡¡Pero que bien lo que nos cuenta Agustin!!!. Debeis de estar super contetos y orgullosos de Mario es todo un CAMPEON, salio andando en un lugar donde siempre suele haber muchas gentes y eso es de valiente...Un beso enorme para Mario y otro para ti por tenernos al dia en sus avances.
Lo de la garganta es pasajero y en unos dias estara bien, cuidalo mucho.
¡¡Ahora ya sabes!!, ¡¡ojo con tus cosas!!
porque el pillin de Mario, ira donde el quiera jejeje...
Hasta pronto amigos ,un beso para tus papi,mmmmmmmmuuuuack.

Silvana dijo...

Que linda noticia!!, ya nos lo hemos imaginado caminando por el centro comercial!! Mario, eres un campeón!! Dios te bendiga y te cuide de esa fiebre, ya te pondrás bien. Agustín, que lindo es disfrutar la cama de papis verdad!! yo siempre lo hago, claro que hasta el momento soy el único jeje.
Chicos!! les enviamos muchos cariños, igual que ha sus papitos, cuidense mucho y disfruten cada momento.
Jafet.
P.D. Mario, voy a seguir tus pasos, a ver si pronto logro caminar solito.. uiii!! que gran desafío!!