miércoles, 7 de enero de 2009

¡VINIERON LOS REYES!

Hola
¡Vinieron los Reyes y me dejaron la Wii!
Ah, bueno, y a Mario le dejaron la "casa de Miceky Mouse".
Uff, vaya día el de ayer.
Como os conté, nos fuimos en tren a ver la cabalgata de Cádiz junto con Nené, Paloma, Jesús y Alejandro. Nos lo pasamos muy bien cogiendo caramelos aunque se nos hizo muy corta.
Cuando regresamos a casa, cenamos prontito para ir a la cama. Mario se quedó dormido muy pronto. Yo no pude dormirme hasta las once y media por lo menos de los nervios que tenía, incluso, me tuve que dormir en el sofá y papá después me llevó a la cama.
A las 7 y poco de la mañana yo ya estaba despierto. A oscuras me fui a la cama de mis padres, quienes me acostaron con ellos porque todavia era muy temprano. Tenía el corazón a mil. A las 8 y media me levanté y despertamos a Mario.
Como todos los años, lo primero que vimos fue una carta pegada en la puerta del pasillo. En ella los Reyes siempre nos cuentan cosas, os la voy a poner:
Después fuimos a la salita (nuestro cuarto de juego, o más bien diría "mi" cuarto de juego") y allí estaba el carbón que todos los años nos traen los Reyes; este año a mí me lo han traído por tardar mucho en tomarme el actimel para desayunar y a Mario porque no termina de masticar.
Cuando abrimos la puerta del pasillo, vimos el salón llenísimo de paquetes. Los míos eran todos de color amarillo, los de Mario eran rojos, los de mamá, celestes, y los de papá, azules.
Todos los regalos estaban empaquetados menos la casa de Mickey Mouse que estaba montada en una mesa (no veas la alegría que se llevó Mario) y un troiler de Ben Ten para mí.
Empezamos a abrir paquetes, y la wii no aparecía por ningún lado. Entonces me acordé de que en la carta los Reyes me habían puesto una nota que decía que si no encontraba algo que yo hubiera pedido con mucha fuerza, que lo buscara y lo encontraría. Me dió por coger el troiler y noté que algo se movía dentro, lo abrí y había un paquete, rompí el papel y allí estaba mi wii. ¡Que guay!.
Tanto a Mario como a mí nos han dejado muchas cosas, sólo en nuestra casa, sino también en casa de los abuelos, de nuestros tíos, de nuestros padrinos. Estamos muy contentos.
Hoy, no tenemos cole, pero yo me he levantado un poco mal de barriga, así que Mario se ha librado de ir al centro.
Sólo contaros un secreto, como os he contado, yo me levanté a las siete y pico de la mañana y me fui a la cama de mis padres, pues bien, al pasar por la puerta del pasillo que da al salón, como es de cristales me pareció ver una especie de capa roja, con una cosa blanca con puntitos negros, yo no hice ningún ruido y me acosté con papá y mamá y no le dije nada hasta que nos levantamos; Nené me ha contado que ella estuvo escuchando pasos por la noche, pero que cerraba los ojos muy fuerte para que los Reyes creyeran que estaba dormida, no se fueran a enfadar.

Muchos besos a todos.

3 comentarios:

ana pastor dijo...

Que suerte, menudos regalos, está claro que sois unos niños muy buenos.

Fabi dijo...

Agus... casi te encuentras con los Reyes en el cuerto de juegos???? Qué aventura!!!!!
Me alegra que encontraran la casa llena de regalos!!!
Y qué recibió Claudia...? Nada por anticipado????
Besitos
Fabi

Nena, Palo, y Jesús dijo...

Dices que viste una capa roja con cosas blancas y negras... ¿no sería una bella princesa? jejejeje