miércoles, 18 de febrero de 2009

Hola a todos.
Uff, casi dos semanas que no escribía nada. Tampoco es que no hayan pasado muchas cosas salvo que Mario le contagió la conjuntivitis a papá y, claro, como ha tenido los dos ojos muy rojos no me ha podido ayudar a escribir en el blog.
Como ya conté en mi última entrada, celebramos el bautizo de María. Nos lo pasamos muy bien toda la pandilla junta: Mario, Nené, Paloma, Jesús, Alejandro e Irene. Además, el sábado pasado también nos volvimos a ver porque Emi y Tatá nos invitaron a comer todos a su casa, que por cierto, no veas como se la dejamos con tantos niños sueltos, jejejejeje.
A ver que cosillas os cuento:
Sobre Mario, pues, hemos estado viendo al otorrino para concretar la prueba de potenciales evocados auditivos que hay que hacerle a Mario. Ya le hemos hecho la preanestesia porque lo tienen que dormir y ponerle un tubito por la boca (a mi eso no me gusta mucho) y, probablemente, se lo hagan la semana que viene. El doctor nos ha dicho que no tiene que encontrar algo muy importante, vamos que no tiene sordera, pero cree que puede que algún sonido no le pueda llegar como debiera. Mario responde a las órdenes y a los ejercicios que le hacemos, lo entiende todo, si tuviera una sordera importante, no podría llegar a donde está llegando. Le acabamos de enseñar que es frío y que es caliente y lo capta a la primera. Más bien es flojete para hablar, se ha acostumbrado a hacerse entender diciendo la última vocal de la palabra y eso no está bien. Por ejemplo, él dice "oo" "oo" y según el contexto puede decir que tiene mocos, que quiere un beso o que quiere ver "Juega conmigo Sésamo", pero vamos, no sabe Mario con quien se la está jugando, porque mis padres dicen que se van a poner serio con él y no le van a hacer caso hasta que no vean que él se esfuerza más en hacerse entender.
Ahora lo que nos ha salido es muy católico (lógico si está en un colegio de curas, ejejejejeje). Todas las noches, acostándolo mi padre, ya tiene la mano en la frente para hacer la señal de la cruz y luego rezar el "Jesusito de mi vida", pero es que la seño Manoli le ha dicho mamá que lo primero que hace Mario cuando llega al cole los tres días que entra más tarde que sus compañeros, es pedirle hacer la oración de la mañana.
Otra manía que tiene Mario, aunque ahora un poco menos, es decir a todo que no aunque sea sí. Ya le hemos dicho que eso no lo puede hacer porque si lo hace no vamos a saber si va aprendiendo las cosas o no. Vamos que a Mario hay que leerle la cartilla de lo canalla que es.
Sobre mamá y su barrigota, ya está de ocho meses. Ayer le hicieron la ecografía de las 35 semanas en el hospital, pero sólo le dijeron que estaba todo normal. Le dieron una foto de la econ pero no se ve nada muy claro, salvo que el femur de Claudia ya mide 67 milímetros y que puede pesar sobre los dos kilos. Menos mal que el viernes van mis padres a ver a Julio (el doctor que le lleva el embarazo) que él si que le explica todo y nos pone a Claudia en su tele. El viernes es un día importante porque Julio nos va a decir para cuando más o menos vendrá Claudia porque no esperará a que mi madre se ponga de parto sino que le hará una cesarea como cuando nació Mario.
Pero bueno, ya estamos en la cuenta atrás, Mario nació a las 36 semanas y yo a las 41. Mario tenía prisas por salir y yo estaba muy a gusto en la barriguita de mamá.
Ya tenemos en casa las ropitas del bebé, su moisés y el cochecito de capota. Tanto el moisés (como después la cuna) y el cochecito son los mismos que hemos utilizado Mario y yo, porque para papá y mamá los tres somos iguales.
De mi no tengo muchas cosas que contaros, salvo que últimamente se me olvidan algunos libros en el cole y mis papás me castigan sin jugar a la wii porque dicen que me distraigo mucho en el cole y traigo mucha tarea porque me distraigo con una mosca que pase a mi lado. Sin embargo, a pesar de ser un poco distraido (aunque yo intento no distraerme) estoy sacando en todos los controles quincenales sobresalientes y notables en matemáticas, lengua, conocimiento del medio e inglés. En plástica no sé porque me pone un bien cuando yo pinto muy bien, eso no es justo.
He hecho un trato con mi padre (mi madre dice que a mí me gustan mucho los tratos), si saco las notas del trimestre entre bien y sobresaliente, me va a regalar el juego para la wii que yo quiera. Él quería que fuera entre notable y sobresaliente pero yo le he dicho que un bien también es una buena nota.
Por cierto, hay que ver como es mi padre, se ha comprado otro mando para la wii para jugar conmigo al "Mario Karts", lo malo, jajajajajaja, es que yo siempre le gano, jajajajajaja, siempre va comiéndose mi humo.
Este fin de semana comienzan los carnavales de Cádiz. El domingo iremos a ver la cabalgata que es lo que más nos gusta. Bueno, a papá le gusta más coplas y las agrupaciones pero como a mamá no le gustan las aglomeraciones de gente, nunca puede ir a escucharlas y se tiene que contentar con verlas en la tele.
Yo me voy a disfrazar de Batman y Mario de su personaje favorito, Mickey Mouse. Ya os contaré que tal nos lo hemos pasado.
Bueno, besos a todos.

1 comentario:

ana pastor dijo...

Que guapos estais en la foto y que poquito falta para que llegue Claudia, que nervios.
Espero que lo paseis genial en el carnaval, ahí debe ser un fiesta grande.
Sobre el tema del lenguaje de Mario, nosotros estamos igual, Ander no dice ni mu, bueno más bien dice ma.
Y tesoro cuidadin con olvidar los libros