miércoles, 4 de junio de 2008

DÍAS DE CAMBIOS

Hola a todos.
He titulado esta entrada así porque desde el domingo se está produciendo dos cambios en la vida de Mario.
El primero de todos es que, desde el domingo, desaparecieron los pañales. Papá y mamá sólo le ponen pañales a Mario para dormir, ya sea en la siesta o por la noche. Se llevan todo el día preguntándole a Mario si quiere hacer pipi o caca, y Mario siempre les dice que no. Sólo habrá pedido pipi unas tres veces en casi cuatro días, el resto de las veces se hace pipi encima, y lo que es más serio, siempre se hace pipi encima del sofá. Mis papás le riñen cuando se lo hace encima del sofá (que tiene puesto una sábana impermeable). Una cosa es que Mario no controle y otra que, se suba en el sofá y se lo haga. Caca también se la ha hecho encima, pero ha sido cuando estaba comiendo (y Mario no perdona su comida, pasada claro). Lo curioso es que Mario sabe donde se hace pipi, sabe ir al cuarto de baño, encender la luz y ponerse al lado del water. En principio, Josemi (su psicólogo) les ha dicho a mis papás que hay que aguantar así dos semanas y ver entonces los resultados. Así que mis padres se han armado de paciencia.
Es cierto que estamos notando que Mario sabe aguantar el pipi, de hecho, ayer por la tarde no hizo pipi en ningún momento (2 horas y media) y cuando llegó papá, lo llevó al cuarto de baño, lo sentó y Mario hizo pipi. Os seguiré informando de sus avances.

El segundo cambio importante para Mario es que desde el lunes se está quedando a comer en la guardería. Como Mario no quiere comer sólidos, mis papás han pensado que es bueno que vea a otros pequeños comer a ver si así se va animando. En principio su menu consta de un plato triturado (que se lo come entero), un segundo plato de comida sólida (hoy, por ejemplo, tenía jamón cocido) y el postre (un yogurt). Ni que decir tiene que el sólido no se lo quiere comer. Las cuidadoras le han dicho a mamá que se mete dos o tres trocitos en la boca y ahí los deja, los masca un poquito y ya está. Eso también se lo hace a mis papás por la noche, cuando le dan algún sólido a comer. Nosotros vemos que masticar si sabe, pero no quiere tragárselo. Eso sí, toda la bola que va formando en la boca, en cuanto le metes la cuchara con comida pasada, se la traga sin chistar. ¡No sabe “na” Mario!. Pero que tenga clarito el Marioneti, que mis papás van a tener más paciencia que el santo Job (esto es una cosa que dice mi papá) así van ir insistiendo con los sólidos.

Otro cambio que tenemos en casa, aunque este no afecta sólo a Mario, es que tenemos un coche nuevo. Es muy guay. A mi me encanta, es de color cereza aunque a mi me hubiera gustado que fuera verde. Tiene siete plazas porque estaba pensado desde que mamá se quedó embarazada. Aunque ahora no lo está, mis papás y nosotros queremos seguir teniendo algún hermanito más.

También quería comentaros que estamos notando como Mario está haciendo cada vez más sonidos para expresarse. Por ejemplo, cuando termina de comer, mira para donde está el yogur y le dice a mamá “guuuu guuuu”. Y las vocales las dice perfectamente, eso se lo ha enseñado mi padre, se va cogiendo cada dedito y las va repitiendo a la vez que mi papá.

Antes de despedirme, Mario y yo le queremos mandar un besito muy, muy , muy, muy grande a la prima Paloma y a Jesús porque están malitos. Paloma está desde el sábado pasado con fiebre y Jesús desde ayer. Hoy han estado en el pediatra, y les ha confirmado el diagnóstico que mis tíos (sus papás) ya se imaginaban, tienen la “enfermedad del beso” (que enfermedad más rara). Y como esa enfermedad es contagiosa no podemos ir a visitarlos. Así que desde aquí le mandamos muchos besitos a los primos.

Ah, y tampoco se me puede pasar por alto que, desde hoy, Mario es alumno del Liceo Sagrado Corazón (para mis papás un sueño hecho realidad).
Besos a todos.

5 comentarios:

mili -violeta dijo...

¡¡Ufff...cuantos cambios para Mario!!. No os preocupeis ya vereis como poco a poco lo consigue todo,pero esi ¡¡si!! con la paciencia del santo Job, je,je...
Bueno yo no se si llegara el día del café, pero a este paso lo que si se es que voy a conocer a Mario con 18 años,jeje...

Saludos y besos para los 4.

sandra dijo...

muchos cambios pero con paciencia y perseverancia todo se logra, un abrazo sandra

ana pastor dijo...

Los cambios son duros para todos. Pero felicidades por lo del Colegio.

Anónimo dijo...

Hola, soy Félix y os mando mis mas sinceras felicitaciones por que Mario haya entrado en el Colegio Liceo, de verdad, me alegro un montón.

Y con respecto a los otros dos cambios: el del control de esfínteres y el de la comida sólida, mucho ánimo, perseverancia y paciencia.

Un beso de parte de Félix, Mª Carmen y Pablo.

Dani y Fabi dijo...

Cuántos cambios!!!! Pero todos son muy positivos!!!!
Buenísimo que mario empiece a dejar los pañales ( y que los papás mantengan la paciencia!!! jajaja).
También es importante que Mario incorpore los sólidos a su dieta, de a poco lo logrará.
Y es fantástico que ya haya ingresado al colegio que deseaban! Un sueño hecho realidad! Felicitaciones!!!
Y también felicitaciones por el auto nuevo!!!!!
Besos
Fabi y Valen